Archivo de la etiqueta: Subsidio

¿Economía Social o Economía de subsidio?

Publicado en Socialdemocracia.org el mes de Junio de 2008. Jordi Tort Reina

La UE promueve muchas políticas que parecen ir destinadas a redistribución de rentas, y desarrollo local.¿Son realmente medidas correctoras que garantizan igualdad a largo plazo, o simplemente son medidas temporales que ayudan a integrar al sistema a aquellos que se encuentran fuera?

Actualmente, el mundo se mueve bajo los parámetros de la economía de mercado, a veces incluso hay quien define la economía según la definición que le da el sistema capitalista, se cree que la búsqueda del bien individual, acabará por traernos el bien colectivo, y esa utopía dista mucho de ser real.

La economía, en realidad, no es más que un sistema institucional que existe en cada sociedad para definir, identificar, normalizar, distribuir y organizar los recursos, con el fin de satisfacer las necesidades legítimas de las personas intergeneracionalmente. La economía, es un generador de pautas de comportamiento y valores para las sociedades, y el neoliberalismo no es una excepción en este caso, promoviendo valores como la acumulación de bienes, el individualismo o la competencia continua.

¿Donde esta el problema? Empieza cuando instituciones como el FMI, Fondo Monetario Internacional se acogen al modelo neoliberal dejando de lados modelos que apuestan claramente por la redistribución de rentas, modelos sociales y solidarios. En realidad, el poder esta concentrado allí donde está el capital, y todas las decisiones políticas afectan al desarrollo de las diferentes economías mundiales, y pasan de ser decisiones políticas a ser decisiones económicas tomadas por los que dominan el sistema.

El único modo desde el que se puede luchar contra ese sistema pasa por revertir de algún modo la redistribución del ingreso, pero no con medidas encaminadas a ofrecer subsidios a los que tienen menos. No podemos sólo cubrir las necesidades vitales de estos a cambio de que sigan estando marginados, o a cambios de integrarlos a un sistema económico que sigue promoviendo las desigualdades. ¿De que sirven, por ejemplo, los subsidios agrarios, si las tierras siguen siendo de los mismos, y con esto sólo conseguimos solucionar el problema mientras dura ese subsidio? Los subsidios, lo único que buscan es aumentar la capacidad de demanda de los subsidiados, de este modo, a aumento de la capacidad de demanda, aumento de precios, por tanto lo único que conseguimos es equilibrar la situación en el mismo sitio, pero con un nivel de precio más alto, cosa que repercute directamente en un aumento de los beneficios de los que poseen el capital. ¿Podemos llamarle a eso redistribución de rentas? Además, la economía de subsidio aumenta el pillaje y la economía sumergida, ya que se busca el acceso a este tipo de subsidio para mejorar los niveles de renta, en lugares donde estos subsidios son de acceso habitual. Optar por una redistribución de propiedades entre aquellos que las trabajan puede ser una opción muchísimo más justa, sobretodo en la agricultura.

¿Existen otros sistemas que puedan garantizar la redistribución de rentas?

Si, en primer lugar debiéramos generar una economía productiva social, a modo de cómo esta ocurriendo en América Latina, donde se están sustituyendo las empresas de capital por empresas cooperativas, mutuales o sociedades laborales. Se ha demostrado que empresas que no iban a superar las crisis de Argentina, Brasil, y otros países han revertido la situación en el momento que han pasado a ser propiedad de los trabajadores. ¿Cual era el problema? El capital busca como objetivo maximizar el beneficio, por el contrario los trabajadores tienen como objetivo cubrir necesidades básicas, esto hace que las empresas que no sean rendibles para un sistema, si que lo sean para el otro. En cuanto el rendimiento del capital es mayor en otro lugar o sector, los neoliberales no le ven el sentido a continuar teniéndolo invertido en el mismo lugar. En América, tanto Lula como Kirchner han creado Ministerios de Economía Social y Desarrollo Local que promueven esta nueva economía en ambos países. Eso es exportable al sistema europeo, siempre que los poderes quieran.

Por otro lado se tiene que invertir la tendencia a la privatización de servicios públicos como educación, salud, transporte, etc. Seria importante que no existiera lucro con el acceso de las personas a derechos básicos y universales.

También se debe trabajar en la educación de forma transversal valores como la solidaridad, cooperación, compromiso, etc.., para que las nuevas generaciones tengan una visión más amplia de la economía que las actuales, educadas bajo la tutela del pensamiento único.

Se debe pensar en poner un límite a la acumulación de capital, no puede ser que el capital crezca de forma geométrica en manos de las mismas personas y países, a la vez que disminuyen los recursos de otras personas y regiones.

A nivel local, deberíamos pensar en un sistema impositivo que no fuera lineal, y mucho menos basado sólo en el nivel de rentas. Hay que tener en cuenta de algún modo el coste de la vida en cada lugar a la hora de calcular el nivel impositivo. Quizás se debieran gravar más los consumos de determinados productos a los que sólo tienen acceso algunos, y rebajar los niveles de gravamen de productos de primera necesidad, incluso no gravarlos, para ayudar al acceso a los mismo. De este modo, conseguiremos realmente que los que más disponen, aporten más a las arcas del Estado, y el estado debe invertir ese dinero en garantizar servicios básicos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política