Archivo de la etiqueta: independència

Federalimo o autodeterminación

Publicado en Socialdemocracia.org el 15 de Agosto de 2008

Hace días que le doy vueltas a un vocablo, “federalismo”, y hace tres años que escucho hablar o leo a un personaje que se me ha acontecido próximo a mi vida por diferentes aspectos, y cada vez me veo más próximo a sus argumentaciones. Se trata del notario de Barcelona Juan José López Burniol.

Soy capaz de empatitzar mucho con él, porque en épocas diferentes, por motivos de edad, los dos escogimos el proyecto político del Partido de los Socialistas de Catalunya por los mismos motivos, y cito sus palabras “ ….este era el instrumento político más adecuado para trabajar en la resolución de los dos problemas políticos que, desde siempre, más me han apasionado, es decir: 1) convertir España en una casa común grata y acogedora en la cual todos, también los catalanes, se pudieran sentir cómodos, y 2) conseguir la plena integración en la política catalana de los inmigrantes procedentes del resto de España”, a la que yo añadiría dada la situación de inmigración actual la coletilla “y de el resto del mundo.”

Juan José López Burniol, notario de Barcelona, dice en su libro “España desde una Esquina” y en sus diferentes artículos de opinión i intervenciones que el modelo de Estado actual está agotado, que hace falta ir hacia un modelo federalista simétrico o el ejercicio del derecho a la autodeterminación por parte las autonomías que quiera ejercitarlo.

El paralelismo que hace López Burniol entre la relación Catalunya – España y una relación de pareja, en la que habla de que existe una profunda ruptura afectiva, y que en este caso nada justifica continuar con una convivencia indeseada por ambas partes y sin sentido de futuro, es palpable hoy en las dos partes de la pareja. Existe una gran parte de los catalanes que nos sentimos insatisfechos con la relación que tenemos con el Estado (el 9 de agosto se ejemplificará con la no llegada del nuevo modelo de financiación, pero podemos hablar de la gestión del aeropuerto, la llegada del AVE, la posibilidad de tener selecciones catalanas, la tercera hora de castellano, etc..) y existen muchos ciudadanos españoles que nos perciben como los “tocapelotas” que constantemente se quejan porque quieren sacar más de lo que tienen, y que no quieren compartir con ellos, nos califican como los “insolidarios de los catalanes”, cuando nuestra solidaridad está hartamente demostrada.

Comparto con López Burniol que el acercamiento de las dos partes de la pareja parece bastante dificil, siempre habrá reproches constantes entre los miembros, aunque todavía quiero creer en el modelo federal, basándome en que no se trata de una pareja, si no que se trata de un grupo con muchas visiones diferentes y no solamente dos enfrentadas.

Para mí no debe tratarse de una relación bilateral entre España y Catalunya, parto de la multilateralitat, que vascos, gallegos, navarros, pero también valencianos, andaluces, extremeños y el resto, deben encontrar objetivos comunes por los que luchar, y sobre todo un respeto mutuo hacia las posiciones de los demàs, y en el que cadauno pueda decidir por sí mismo que relación tiene con el conjunto.

Ver a los gobiernos catalán y valenciano, a los que parecia que no les unia nada (tanto que hasta algunos querian partir una de las dos lenguas comunes) poniéndose de acuerdo en posiciones sobre financiación de las CCAA, me hace pensar que no se trata del modelo catalán versus el resto del modelo, si no que todos tenemos distintos modelos que hemos de acordar. Eso si, partamos de una base, el modelo debe ser solidario, pero no sólo con los territorios, si no también con las personas. Apelando a que són los ciudadanos los que deben tener los mismos derechos. Para ejemplificar a que me refiero, según informes publicados recientemente, el nivel de funcionarios en Catalunya es del 3,98% de sus ciudadanos, por el 8,5% de funcionarios de Extremadura, por ejemplo. Los funcionarios, són aquellas personas que trabajan en los servicios públicos que se dan al resto de ciudadanos, lo que significa, que dando por supuesto que la eficiencia de los recursos es la misma en ambas comunidades, las personas que viven en Extremadura tienen el doble de acceso a servicios públicos que el que tienen los ciudadanos de Catalunya.

Además estos días, documentandome sobre el tema en internet encontré un blog de un Extremeño donde se afirmava: “Razones no nos faltan, pues, para oponernos a la publicación de las balanzas fiscales. Como tampoco nos faltan para quejarnos de olvidos seculares y de deudas históricas pendientes. Pero hay más que eso. O alguien empieza a decirle a la gente que tiene que comer de lo que trabaje y produzca y no de lo trabajen y produzcan otros, o vamos de cráneo”. Y añadia:”Y esto no es un problema de ambición, liberalismo salvaje o falta de solidaridad de unas comunidades con otras. Es un problema de una cierta responsabilidad individual y colectiva en el futuro personal y de la tierra en la que uno vive.”

Con este apunte me quedo, dias antes de que se incumpla el plazo que marcaba el Estatuto de autonomia de Catalunya para acordar el nuevo sistema de financiación, para hacer reflexionar acerca del modelo federal en el que creo, para mi, ni los catalanes nos hemos de adaptar a España, ni Espanya se ha de adaptar a Catalunya, si no que entre todos nos hemos de adaptar, y cambiar maneras de hacer y costumbres, para tener un objetivo para el que vivir juntos, por que si no, como bien dice López Burniol, la única salida será la secesión, por que no se puede eternizar un matrimonio sólo para que sus hijos no vean que sus padres no se separan, aunque luego las disputas en casa sean continuas, hay modelos distintos de familia que aseguran la libertad, por eso los socialistas impulsamos la Ley del Divorcio, y abren la puerta de la felicidad a las personas, y esto es aplicable también a los matrimonios entre territorios.

Finalmente, quisiera recordar las palabras que Manuela de Madre pronunció en el Congreso de los Diputados en octubre de 2005, cuando se inció el proceso parlamentario del Estatut. “A mi nadie me echa de España. Ya me echaron de mi tierra una vez. Y se nos echa cuando sólo se concibe una España uniforme, pequeña, cerrada. Ni me echarán de España por defender a Cataluña, ni me echarán de Cataluña por defender la unidad de España. Separatistas y separadores se alimentan mutuamente. Como federalistas creemos que nadie puede apropiarse de la patria ni de los sentimientos.”

Pues eso, que no nos echen, porque los que creemos en una Espanya plural y federal, con una Catalunya respetada y que respeta al resto, empezamos a tener la sensación de que nos estan echando, de que tenemos una relación en la que siempre tenemos que ceder los mismos, y eso no es bueno, para Catalunya, pero aún mucho menos para España.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política