Archivo de la etiqueta: Emprendedores

¿Queremos ciudades dormitorio?

El gran proceso de expansión de superficies comerciales fuera de las ciudades, unido al crecimiento del precio de la vivienda, que ha producido un efecto de salida de las grandes ciudades, como Barcelona, Madrid, Valencia a ciudades de su periferia, esta produciendo un crecimiento desproporcionado de éstas, además de una desertización de sus calles durante muchas de las horas del día.

La situación del precio de la vivienda es algo que tiene difícil solución, y lo que es peor, pocas soluciones que no sean negativas para alguien, ya que una rebaja en los precios, seria muy dura para aquellos que tienen su vivienda hipotecada por una entidad financiera; y que los precios sigan al alza dificulta el acceso a aquellos que todavía no disponen de ella.

En lo que si podemos trabajar de forma más inmediata y con mayores garantías de éxito, y desde los gobiernos estatales, autonómicos y locales debiera ser imprescindible hacerlo, es en dotar de vida a estas nuevas ciudades de las áreas metropolitanas, potenciando el comercio local, y limitando la creación de nuevas superficies comerciales que no son más que operaciones inmobiliarias de las grandes constructoras. En Catalunya ya se dispone de legislación autonómica para la fijación de esos límites, y eso está ayudando en parte a que sea una de las comunidades autónomas en las que hay menos Superficies comerciales por número de habitantes, y que no esté desapareciendo el comercio local, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer.

Además, las administraciones locales también deben “mojarse”. Sí, deben decidirse por un modelo de ciudad dinámica, deben hacer una apuesta en ese sentido sin temer el posicionamiento de la oposición. Bajo mi punto de vista, éste no puede ser un debate ideológico, y debiera ser denominador común de todas las fuerzas políticas a nivel local, el potenciar el desarrollo económico y el comercio local de modo que las ciudades no pierdan vida, habiendo ganado población, y no pasen a ser ciudades dormitorio. Para esto, es necesario no sólo que los equipos de gobierno locales desarrollen un plan estratégico, de forma transversal entre las áreas de urbanismo y promoción económica y comercio, sino además que éste sea de consenso y apoyado por todas las fuerzas políticas.

Estos acuerdos y planes estratégicos pasan por la peatonalización de las zonas comerciales de la ciudad, dotar de parking gratuito o semigratuito esas zonas (por ejemplo con rebajas por compra en comercios adheridos a las asociaciones), ordenanzas municipales que limiten actividades en las zonas comerciales de la ciudad, tales como entidades financieras, despachos profesionales e inmobiliarias, entre otras, de las que están ya plagadas estas zonas, y potenciar el comercio de proximidad.

Además, se deben promocionar el alquiler de los locales, y los ayuntamientos deben intervenir en los casos de locales vacíos en zonas comerciales para que esto no suceda. El comercio es la imagen de nuestra ciudad, y es intolerable locales que perduren vacíos como puro elemento de especulación inmobiliaria.

El objetivo último debería ser la creación de entidades de gestión de las zonas comerciales de la ciudad, de las que formen parte Ayuntamientos y Asociaciones de comerciantes, esto significa que ambas entidades deben invertir en un frente común, y que estas entidades gestionen de forma profesional las áreas comerciales, del mismo modo que se hace en los centros privados, y los comercios deben ser conscientes de que su inversión en esa línea, va a ser la única manera de optar a la supervivencia, delante de los centros comerciales.

El otro gran punto que no se debe obviar en este desarrollo es el de que las zonas comerciales de nuestras ciudades tengan la oferta similar a la de los grandes centros comerciales, es decir, los comerciantes no deben tener miedo a situarse al lado de un Zara, por ejemplo. Al contrario, si soy un comercio de ropa con el mismo público objetivo que Zara, estar a su lado me garantiza que continuamente van a estar circulando por las inmediaciones de mi tienda mis clientes potenciales, lo que va a favorecer a mis ventas sin ninguna duda. La oferta de nuestro comercio local debe parecerse al máximo a la demanda de nuestros ciudadanos, y esto pasa por ofrecer también los comercios y los lugares de ocio, que con éxito ofrecen los Centros Comerciales.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

Acoso al autónomo

Según reconoce el Anteproyecto de Ley del Estatuto del Trabajador Autónomo realizado por el Ministerio de Trabajo, en España los trabajadores autónomos son “un amplio colectivo que realiza un trabajo profesional arriesgando sus propios recursos económicos y aportando su trabajo personal, y que en su mayoría lo hace sin la ayuda de ningún asalariado. Se trata, en definitiva, de un colectivo que demanda un nivel de protección social semejante al que tienen los trabajadores por cuenta ajena”

Si hacemos una radiografía sobre el perfil de trabajadores por cuenta propia, encontraremos que en un porcentaje muy alto de casos, más del 70% de la facturación anual de éstos se realiza a una sola empresa, los que se han venido a llamar en el Anteproyecto “Económicamente dependientes”, ya que incluso en muchos casos se trata del total de la facturación la que realizan a una sola empresa.

Como ya es conocido por casi todos este Anteproyecto de Ley concede una serie de derechos a estos trabajadores, que actualmente no poseen. Entre esas medidas están las de dotar de descanso retribuido de al menos 15 días de vacaciones, la indemnización al trabajador autónomo por los daños que se le ocasionen en una supuesta extinción del contrato no justificados, y jurisdicción de lo social para los litigios de los trabajadores autónomos económicamente dependientes. Todas medidas que están encaminadas a dotar de seguridad jurídica y protección a estos trabajadores.

Pues bien, preocupantemente, la aparición de este Anteproyecto a nivel público está empezando a dejar sin trabajo a algunos autónomos económicamente dependientes bajo la premisa de que las empresas que hasta ahora los contrataban, han cambiado su política de contratación, pasando a contratar sólo a Sociedades Mercantiles. De este modo, se está obligando a estos trabajadores autónomos a reconvertirse en Sociedades Limitadas, obligándolos a incrementar tanto sus gastos de gestión, debido a que tienen la obligatoriedad de llevar todos los libros contables y tramitar el Impuesto de Sociedades además de seguir haciendo la declaración de IRPF. Por si fuera poco, deben también realizar un gasto extra de constitución de la sociedad que supera los mil euros entre trámites de Registros y Notarías.

Parece ser que en España, la pillería sigue estando instalada en todos los ámbitos, y si antes hicimos autónomos a aquellos que trabajaban para una empresa cotizando al Régimen General de la Seguridad Social para reducir nuestros costes, hoy, antes de que la Ley de protección social y derechos al que en su día invitamos a dejar de tenerlos, ya estamos también invitándolos a que se constituyan en Sociedad Mercantil, ya sea en solitario o asociados con otros que se encuentran en idéntica situación, para que sigan sin tener los derechos que deriven de ese nuevo Estatuto, y que el ámbito de jurisdicción de posibles conflictos siga siendo el Mercantil.

Y dentro de esta situación, especialmente grave es el caso del sector del transporte, donde un gran número de transportistas son económicamente dependientes de una sola empresa, soportando ellos no sólo los riesgos inherentes a la actividad, sino también el riesgo económico de la inversión en el vehículo, revisiones, mantenimiento, etc. En muchos casos hay quien tiene hipotecada su casa para la compra de un vehículo para trabajar de este modo, y está viendo peligrar su trabajo tras la aparición a la luz de este Anteproyecto de Ley.

En definitiva, ¿debería plantearse el gobierno un Anteproyecto de Ley que proteja a las Sociedades Mercantiles dependientes?

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

Emprender es cosa de mujeres

Actualmente, nos encontramos que cada vez son más las mujeres que se deciden por emprender, y dedicar su vida laboral a crear su propia ocupación. Nos encontramos lejos todavía de conseguir que los ratios de mujeres empresarias sean similares a los de los hombres, y por eso todavía nos encontramos con muchas dificultades, muchas de ellas culturales, a la hora de que una mujer se decida con firmeza por esta opción.

Aun cuando desde la UE y el resto de administraciones públicas se intenta hacer un esfuerzo llevando a cabo programas con acciones positivas que fomenten dinámicas igualitarias de cara a que la mujer esté presente en todos los ámbitos de la vida laboral, todavía hay ciertos aspectos culturales, que parecen de lenta solución que tienen en España, en clara desventaja respecto a otros países en este aspecto.  Posiblemente los más de 40 años de dictadura divino-paternalista sufridos nos hacen ir a la cola de Europa en ese aspecto.

Parece mentira ver, como en profesiones de las que la mujer tiene un porcentaje muy alto de participación tradicionalmente, como por ejemplo peluquerías o cocina, los empresarios o figuras más conocidas del sector sean hombres, como Llongueras o Ferran Adrià, y sin duda esto se debe a un problema cultural que asocia al hombre al éxito en los negocios. Parece que sea más “cool” un hombre líder que no una mujer, aun cuando esta sea mucho mejor profesional que el hombre.

Sólo hace falta hacer una visita por algunas Escuelas de Negocio, como ESADE o IESE, por ver que la mayoría de los alumnos futuro empresarios o directivos, son hombres, y lo que todavía es más preocupante, lo son también la mayoría de profesores. Esto puede dar una sensación equivocada de que los expertos en determinadas materias deben traer americana y corbata. Es como si el sexo, debiera formar parte de l’estereotipo de experto o de persona con éxito.

Hace poco me comentaba una profesora de unos de estos cursos, que había dejado de dar clases en algunas escuelas porque estaba harta de tenerse que pasar la primera media hora de cada clase ganándose el respeto de los alumnos, cosa que no les sucede a sus compañeros de profesión.

Sin ir a tan altas esferas como las escuelas de negocios, día a día nuestras emprendedoras deben convivir con actitudes machistas, como la no contratación para trabajos que se asocian tradicionalmente a los hombres, como me comentaba una de ellas. Ha tenido que cerrar su negocio de reformas de domicilios, porque las personas no le contrataban por no generarles confianza una mujer en ese trabajo. Lo peor de todo,  es que muchas veces quienes le transmitían ese motivo eran también mujeres.

¿Cómo generar el emprendimiento entre las mujeres?

En primer lugar, deberíamos plantearnos la creación de figuras empresarias de éxito, del mismo modo que los medios de comunicación y las campañas de marketing han creado los modelos masculinos. La mujer debe sentirse identificada con los modelos de éxito, de cara a que pretenda imitarlos y enriquecerse personal y profesionalmente a través del autoempleo. Para ello es necesario no sólo la creación de estos modelos desde una perspectiva de género, sino darles cabida a las mujeres en las escuelas de negocio, que en estas escuelas se imponga la paridad entre los profesores, contar con expertas en medios de comunicación y mesas redondas que habitualmente están copadas de hombres con americana, corbata y gomina, y que de una vez se tenga en cuenta la cuestión lingüística para no marginar a la mujer en esos ambientes. Palabras como Directivo, Empresario, Emprendedor, Director, Delegados, etc., deben dejar de usar el masculino siempre, para usarse desde una perspectiva genérica, que no excluya a la mujer del término.

¿Cuestiones culturales que se deben corregir?

Aún sabiendo que será tarea difícil, debemos trabajar en que las nuevas generaciones entiendan que la conciliación de la vida laboral y de los hijos, no es tan sólo un problema femenino. Tradicionalmente las mujeres han sido las encargadas de cuidar a los hijos, de estar siempre pendientes de ellos, pero debemos empezar a implicarnos los hombres mucho más en estos aspectos de lo que lo hemos hecho. ¿Por qué nosotros podemos tener derecho a una vida profesional plena, y no nuestras parejas? Este es un problema que ira solucionándose a medida que las nuevas generaciones vayan perdiendo la perspectiva del tradicionalismo, pero que va a ser un camino duro, y tortuoso sin duda, ya que se trata de cambiar una construcción afianzada desde hace miles de años en nuestra sociedad que parte del modelo judeo –cristiano, en que la madre es responsable del cuidado de sus hijos.

¿Con que datos contamos?

Según el informe GEM sobre Emprendimiento en la Unión Europea, cada vez disminuye más la orquilla del diferencial entre las mujeres y los hombres que emprenden en España. Cada vez son más las mujeres que deciden emprender, y además, el porcentaje de supervivencia de las empresas iniciadas por mujeres es mayor al de las empresas que crearon hombres a partir de los 5 años.  A este dato, podemos unir el hecho de que la mayoría de los microcréditos (cerca de un 80%) destinados a emprender que se están dando desde la Obra Social de las diferentes Cajas de Ahorro están dándose a mujeres emprendedoras. De este modo, parece evidente que si en el futuro conseguimos dotar del prestigio social que se merecen estas personas, conseguimos crear iconos de éxito femeninos en los negocios, todavía esta práctica será más común entre las mujeres españolas.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

Microcréditos y tercer sector

Según las conclusiones del Fòrum Barcelona 2004 “Las desigualdades sociales son cada vez mas evidentes en una sociedad dominada por la globalización. Los esfuerzos de las organizaciones de los gobiernos y la sociedad civil por erradicar la pobreza parecen insuficientes. El hambre, las enfermedades y la exclusión social, causa y efecto de la pobreza, aumentan de forma desproporcionada en el mundo. Sin embargo, los microcréditos, servicios de préstamo para las personas más desfavorecidas, parecen ser una de las soluciones capaces de reducir la pobreza mundial en un 50% para el 2015. Este sistema, que ya se ha desarrollado con éxito en varios países en vías de desarrollo con resultados muy esperanzadores, supone un cambio de mentalidad en la ayuda humanitaria”.

Después de leer estas conclusiones, podemos plantearnos como es la aplicación de este sistema de microcréditos en España, si realmente aquí consigue los propósitos además de algunos aspectos sobre el tercer sector que pueden ser de interesante reflexión.

¿Es el microcrédito una solución real en los países desarrollados?

Sin duda, el microcrédito puede ser de gran ayuda para aquella persona emprendedora, que quiere salir de una situación de pobreza. Pero antes tendríamos que calificar que pobres son los que tienen derecho a un microcrédito según las entidades que los ofrecen a día de hoy en España, que en su gran mayoría son fundaciones pertenecientes a la obra social de alguna de las Cajas de Ahorro.

Pues bien, el perfil de “pobre” con derecho a este tipo de financiación viene definido en primer lugar por tener capacidad personal para poner en marcha un negocio. Además, debe ser una persona que no este presente en los listados ASNEF y RAI, los dos listados principales de registro de morosos en España. La persona, en el caso de no tener nacionalidad de la UE, debe demostrar tener un mínimo de arraigo y además tener un permiso de trabajo por cuenta propia, permiso que para extranjeros sólo se ofrece a partir de la tercera renovación, esto son seis años, o si se prevé montar una empresa con 60.000 euros de capital, y las cantidades que ofrecen los microcréditos rara vez superaran los 40.000 euros.

De este modo, parece más o menos claro que hablamos de una persona con nacionalidad de la UE o con permiso de trabajo en España superior a 5 años, que nunca haya dejado a deber nada, y con aptitudes para gestionar su propio negocio. ¿Podemos hablar realmente de redistribución? ¿Seguimos marginando a los de siempre? ¿Realmente podemos hablar de obra social? ¿Se trata sólo de otra forma de marketing que tienen las grandes cajas?

Para ayudar a esta reflexión, os invito a leer parte del dialogo que se dio en el dialogo sobre “pobreza, microcréditos y desarrollo” dentro del Fòrum de las Culturas de Barcelona:

Felipe Gómez, Profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Deusto, denunció que la “banca convencional está viendo un nicho de mercado y una oportunidad de RR.PP. en los microcréditos”. José Juan Ruiz del Banco Santander defendió a la organización a la que representa afirmando que “hacer negocio no es ilegítimo siempre y cuando se respeten las reglas”.

Artículo completo en la web del Forum 2004.

¿ Los gobierno están subcontratando el llamado tercer sector?

Si, sin duda. Los gobiernos dicen que donde no llegan ellos esperan que lleguen estas entidades privadas, pero no hay duda que lo que hay detrás de esto no es más que una subcontratación de aquello que podríamos llamar garantías de los derechos universales. Es posible, que este tipo de subcontratación que se da en Obra Sociales, Fundaciones, ONGs, etc.. que en muchos casos además reciben subvenciones gubernamentales, lo que se está consiguiendo es una manera de frenar el golpe, a ojos de las personas, hay derechos que no son los estados quienes los garantizan, sino que son estas entidades las que les dan acceso. Así que cualquier reclamación de tal derecho es frenada por la entidad correspondiente.

¿Las ONG, Fundaciones, etc., funcionan como entidades solidarias o son empresas disfrazadas bajo ese tipo de paraguas?

En primer lugar, vaya por delante mi respeto y admiración a todo aquel que trabaja o colabora en estas entidades. Por otro lado, quisiera plantear el hecho de que muchas de estas entidades, pese a tener una forma jurídica de economía social, funcionan como empresas capitalistas. Compiten por los fondos públicos y privados entre ellas, y muchas veces se convierten en elementos de publicidad corporativa de grandes empresas, porque saben que esa es la manera de conseguir mayores donaciones de estas. Este es un hecho preocupante si lo enfocamos de nuevo desde un punto de vista más primario: Si la función de una entidad social, es trabajar en la redistribución de rentas, pero a la vez es un elemento de marketing del capital, y es visto por este como una inversión que le generará beneficios. ¿Podemos asegurar que conseguimos esa redistribución?

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política