Archivo de la categoría: Gavà

No només no és tard, sinó que ara és el moment

He de reconèixer que els darrers anys he passat a les reflexions de 140 caràcters i havia abandonat una mica els meus habituals escrits d’opinió política personal. Les noves responsabilitats, el poc temps de que disposo, el dia a dia que et va superant, m’han fet abandonar el meu costum d’escriure opinions llargues i argumentades en el meu bloc personal.

A partir d’avui, des del respecte, intentaré tornar a fer-ho. Crec que vivim moments convulsos, on és imprescindible no només tenir opinió, sinó també expressar-la i argumentar-la. Espero ser capaç de trobar moments per fer-ho a partir d’ara.

Crec que no només no és tard, sinó que ara és el moment d’opinar i argumentar.

Deja un comentario

Archivado bajo Gavà, Política

#imaginaGavà, 50 idees pel futur de Gavà.

foto imagina paràgraf prom

 

Durant a els mesos de desembre a març he estat participant en la Comissió de Dinamització del projecte # imaginaGavà, un projecte impulsat per l’alcaldessa de Gavà, Raquel Sánchez, i recolzat per l’Agrupació del PSC de Gavà, on els ciutadans, a través de sessions presencials de treball, i la votació presencial i telemàtica, han pogut escollir 50 idees que Raquel Sánchez incorporarà al seu Programa per les Eleccions municipals del maig de 2015.

Us deixo el vídeo explicatiu del projecte per aquells que no hi heu prés part.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cocreación, Gavà, Política

En record de la Maite Martí

crespon negro

maite-martiPosar-se davant del PC i escriure, és una de les coses que faig habitualment i que més m’agraden de fer. Normalment parlo de política, relacions socials, innovació, vàries coses. Avui tocaria opinar sobre la votació d’ahir al Parlament, sobre els dissidents del meu partit, el PSC, sobre la dimissió de la companya i amiga Laia Bonet de la Comissió Executiva, sobre mil coses que succeeixen al voltant del que és important a la vida. Però avui ha mort la Maite. Notícia no per esperada des de fa uns dies, menys dolorosa. I de l’únic que em ve de gust escriure és d’ella.

La veritat és que vaig conèixer tard a la Maite. No vaig tenir la sort de ser alumne seu, tot i que sí que he tingut la sort de conèixer molts dels seus alumnes i saber que era una persona estimadíssima per ells. La nostra relació va començar arrel de la seva incorporació a la vida política de Gavà. En aquest poc temps em compartits moments, reunions, algun cafè, trobades casuals, però sobre tot estima. Trobar-la, tot i que moltes vegades et feia patir per què sabies de la seva malaltia, sempre era trobar un somriure, una abraçada, una agafada de la ma carinyossa. Sempre estaré agraït a la Maite per què casualment, en una d’aquelles reunions típiques de la política on no esperes trobar res més que gent discutint sobre aspectes banals de la vida de les persones, em va fer trobar una de les persones sobre la que es sustenten les meves emocions actualment, la seva neboda, la Natàlia. Ella, amb la naturalitat que l’ha caracteritzat ens va presentar i des d’aquell dia la nostra amistat i per conseqüència la de les nostres parelles i família no ha parat de créixer. Així que sempre estaré agraït a la Maite per aquest motiu.

Durant els darrers mesos i sobre tot les darreres setmanes hem compartit la preocupació per la salut de la Maite, i això encara ens ha unit més i a mi m’ha ajudat a saber de més a prop com valoraven a la Maite les persones que la coneixien de veritat i des de fa molts anys. Ella ha estat una institució a l’escola on ha treballat durant més de 30anys, la SAFA, però a part de una extraordinària professora, m’ha quedat encara més clar del que ja m’havia mostrat a mi que era una persona afable, generosa, preocupada pels altres, optimista, treballadora, lluitadora i valenta.
Gràcies Maite pels moments compartits, per presentar-me a la Natàlia i per ensenyar-me que a la vida tot ho has d’agafar amb optimisme i sense rendir-te. Tot el meu condol per tota la seva família, el seu marit, el Toni, la seva filla Adriana i la resta de les persones que l’estimen.

Descansa en pau, Maite.

Deja un comentario

Archivado bajo Gavà, Uncategorized

¿Y si limitáramos a dos mandatos?

Cogiéndo un poco al vuelo las palabras de Joaquim Balsera, alcalde de Gavà, que ha decidido recientemente no presentarse a la reelección en las próximas elecciones municipales de 2015, que expresó el pasado viernes en una conferencia “por que todas las etapas tienen un inicio y un final” y nfluenciado también por lo que expresó él en el momento de su anuncio “en el partido hay personas preparadas para ser el candidato o candidata a la alcaldía, el PSC cuenta con suficientes activos para seguir siendo fuerza de gobierno en 2015 y continuar con el trabajo iniciado y trabajar por el futuro”, hoy me ha dado recordar este artículo sobre la necesidad de la renovación de los cargos públicos, y por que no, de la limitación de mandatos. Los proyectos políticos no deben ni pueden ser personalistas, o al menos así es como yo lo veo. Vaya por delante que, a mi criterio, Balsera es y ha sido un alcalde como hay pocos, honesto, integro, sin grandilocuencias, responsable, capaz de sumarse a proyectos colectivos por encima de intereses electoralistas, y de buscar el bien común de su ciudad y las de su entorno de forma consensuada. Sea quien sea el futuro alcalde de Gavà, se le echara de menos, no en vano es alguien de quien sólo oyes hablar bien a sus adversarios políticos, y entre los únicos que despierta recelos es entre algunos a los que ha afectado la renovación que ha realizado tanto en el PSC de Gavà, como entre los cargos electos y de libre designación del Ayuntamiento. A veces, aceptar que no cuenten con uno, afecta mucho a la hora de opinar del que lidera la renovación. Preguntemos a Samuel Etoo, Bojan o Ibrahimovic, por ejemplo, que opinan de Pep Guardiola, el mejor entrenador de la historia del FC Barcelona. Desde que anuncio Balsera su adios en 2015, tanto ciudadanos de Gavà, empresarios del Baix Llobregat, Sindicalistas de la comarca, y diversas personas, me han expresado que es una lástima su marcha, por que es alguien con quien resulta muy fácil llegar a acuerdos, que siempre mira por el bien de los proyectos colectivos. Bien, aqui os dejo el artículo que escribí en diciembre de 2006 por si os interesa. Y si limitáramos a dos mandatos? Desde hace unos días, más bien semanas, corre por mi cabeza una amarga sensación acerca de la “clase política”. De hecho, ya me gusta poco esa denominación que acabo de usar y que es usada generalmente de los políticos como una “clase” distinta del resto. En una democracia pura, nunca los políticos podrían ser una “clase” distinta. Todavía me gusta menos comprobar que hay apellidos que continuamente se repiten en la política española, tanto a niveles estatales, como autonómicos y municipales.

La sensación acerca de esa denominación, unida a un interés decreciente de la sociedad por los asuntos que emanan de nuestros dirigentes, y la creciente abstención que vamos comprobando tras cada nuevo proceso electoral me han hecho replantearme la distancia existente entre el pueblo y los políticos, y no sólo eso, sino también las cuotas de poder dentro de los diferentes partidos políticos.

Analizando ésto, llego a la conclusión de que cada vez nos sentimos menos representados por aquellos que a ojos de la legislación vigente, nos representan, y no sólo eso, si no que a una gran parte de la ciudadanía, casi le daría igual si le gobernaran unos u otros, porque ni siquiera se preocupan por ir a votar.

Intento ver desde un punto de vista crítico la manera de proceder de los diferentes partidos políticos, y me doy cuenta que se trata de pirámides de poder de difícil acceso a su punta, en la que unos pocos deciden sobre las mayorías, con el único objetivo de mantener el poder. De hecho, es curioso observar como ante unos comicios, cambian poco los nombres si se ha ganado los anteriores, y por el contrario cambian con más facilidad si se han perdido (tampoco demasiada), aunque en muchos de los casos para nada cambia el programa, que debiera ser lo realmente interesante y valorable.

Todo esto me ha llevado a plantearme la necesidad del Estado de limitar los cargos de representación pública a dos mandatos. Esto quizás podría ayudar a que el ciudadano participara más de la vida política, con constantes cambios en los nombres, y con una conciencia popular de que la política no es una profesión, si no un servicio público, cosa que ahora parece algo distante de lo que piensan los ciudadanos.

Creo que además, esta limitación en el mandato, no sólo ayudaría a acercar al ciudadano la democracia, sino que también seria una buena manera de desenquistar los poderes públicos. Todos recordamos como la última legislatura de Felipe González fue desastrosa en cuanto a corrupción, o conocemos algún Ayuntamiento en el que la permanencia de las mismas personas durante muchos años han hecho oscura su gestión, sólo hace falta leer los periódicos.

A mi parecer, debiera abrirse la participación a la ciudadanía, sobretodo a nivel municipal, donde seguramente es más fácil llevarlo a cabo, pero también se debieran buscar nuevos métodos para facilitar la comunicación entre ciudadanos y gobierno, con las nuevas posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. ¿Nadie cree que si pudiéramos votar por correo electrónico durante un periodo de tres días, por ejemplo, la participación seria mucho mayor? ¿ Y si pudiéramos contestar a una pregunta acerca de una proposición de ley a través de la web del congreso, no tendrían una opinión de los ciudadanos para debatir?

A mi parecer, este problema no es una cuestión de derechas o izquierdas, me parecen tan reprobables e infumables los 23 años de Pujol en Catalunya, como los 25 que lleva Luis Tejedor como Alcalde de El Prat de Llobregat, la democracia y los partidos deben renovarse, y no se debieran poder perpetuar las personas en el cargo, por más que tengan una legión de seguidores.

En Catalunya, por ejemplo, Ciutadans pel Canvi que concurren a les elecciones autonómicas en coalición con el Partit dels Socialistes de Catalunya ya exige a sus representantes el compromiso de que sólo lo serán durante dos mandatos. En Estados Unidos, ya existe esta limitación, que impedirá a su presidente actual presentarse a la reelección (como saben los que me conocen, para mi los USA nunca han sido un ejemplo, excepto para jugar al basket, pero en este caso quizás si lo sean). Quizás no sea la solución, pero lo que si es seguro es que ayudaría a no enquistarse a los partidos y gobiernos de todos los niveles territoriales que sólo tienen como objetivo el no abandono del poder, y no el gobernar para y por los ciudadanos, solucionando los problemas reales de estos.

Deja un comentario

Archivado bajo Gavà, Política

Que no nos digan: “Lo perdió todo en el casino”

Estos días suena con fuerza la posibilidad de que un Gran Casino tipo Las Vegas, ya sea de inversores americanos o chinos, pueda ubicarse en Cataluña. Hoy la prensa local refleja que Gavà, la ciudad donde vivo, podría ser uno de los puntos donde ubicar ese Casino. Esto me hace replantearme ciertos aspectos, que creo que nuestros dirigentes políticos deberían tener en cuenta antes de facilitar o no dicha instalación.

Como ante todo en la vida, hay dos opciones. Intento obviarlo todo y quedarme con el titular en frío. Nueva actividad económica sobre nuestro territorio, generadora de millones de euros de inversión y de miles de puesto de trabajo no cualificados, que justamente son los que nos hacen falta para crear empleo entre aquellos que a día de hoy se encuentran en situación de desempleo.

Visto así, ¿quién es el valiente que se opone a eso? Parece imposible decir que no al caramelo que nos ponen en la boca, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos. Pero mi respuesta es NO. Y sí, es un NO tajante y con mayúsculas. Intento justificarme desgranando los motivos que me llevan al NO.

Ubicación

Se habla de que si en Gavà se ubicaría donde ahora existen los campos de pequeños propietarios dedicados a producción agrícola. Bien, sin entrar a valorar el impacto ambiental, del que soy desconocedor, creo que hemos de tener en cuenta los siguientes aspectos. La actividad primaria es y será, en base a la escasez de alimentos debida a la superpoblación mundial, clave para aquellas sociedades que quieran evolucionar. Cuanto más difícil sea nuestro propio abastecimiento de comestibles, más dependientes nos hará de terceros territorios, y por ese motivo para mí es esencial proteger el Parque Agrario del Baix Llobregat de cualquier instalación que no sea productiva.

¿Cuantos cientos de años costaría recuperar la producción agrícola de esos campos si algún día el Casino cierra? Donde pones un ladrillo, nunca volverá a crecer una alcachofa o un espárrago. Hemos de modernizar nuestra actividad agrícola hacerla más eficiente, dotarla de mecanismos para que no sólo sobreviva, si no para que crezca y sea competitiva. El ejemplo de Holanda, o incluso de Almeria, hemos de tenerlo presente. Hay que innovar también en ese ámbito y conseguir explotaciones rentables.

Que significa ser terciarios

Continuando con el mismo discurso, creo que hay que invertir más en producir y menos en servicios. La economía nace del intercambio de productos. Si un territorio sólo produce servicios, no es un territorio con capacidad de desarrollarse. Los servicios, tanto privados como públicos, se sustentan gracias a la producción de sectores primario y secundario. Las economías basadas en servicios son absolutamente dependientes de aquellas que producen. La prueba la tenemos en la evolución de Asia. Asia produce gran parte de lo que se consume en Europa y USA, y por eso países como China o la India, están creciendo muy por encima de las economías occidentales, que incluso decrecen. Son algo así como la fábrica del mundo.

Si tradicionalmente Catalunya ha sido considerada uno de los motores de España, es porque su actividad productiva, concentrada básicamente en el área metropolitana de Barcelona, era la más potente del Estado. Debemos seguir apostando por la industria y la agricultura, como las dos fuentes de riqueza. La otra opción pasa por ser el servicio de las economías emergentes, es decir, el lugar donde los Chinos, los Indios y otros, se divierten. Es pasar a un tercer o cuarto plano mundial y a una dependencia absoluta.

Las leyes

Modificar las leyes laborales y/o de salud para poder recibir una inversión de ese tipo no creo que sea beneficioso para nuestra sociedad. Si se trata de convertirnos en los “criados de los nuevos ricos”, con sueldos precarios, condiciones laborales precarias, que afecten a nuestra salud, etc, ¿de que sirven tantos años de avances y de lucha de derechos?

Uno de los errores que a mi parecer han cometido los gobernantes de Europa y USA, es no proteger la competitividad de su economía con aranceles ligados al cumplimiento de los Derechos Humanos en determinados países, o incluso de normas medioambientales, o de derecho laboral mundial. Hemos dejado que en base a la explotación de personas y de recursos naturales y medio ambientales, otros países entraran en competencia clara con los nuestros que tienen normas que limitan fuertemente esos excesos. No es una cuestión de sólo de costes salariales en la producción la competencia asiática, si no más bien de todo el resto de costes añadidos civiles, medioambientales, etc.

Lo que no podemos hacer ahora, después de tanta lucha por los derechos de los trabajadores y de la salud de las personas, es destrozar todo por que otros buscan un lugar donde divertirse lejos de casa pero con sus normas.

Los valores

Sí, no todo vale. No podemos enseñar a nuestros jóvenes un modelo de desarrollo basado en la fortuna. Valores como el esfuerzo, la tenacidad, el trabajo, son necesarios para nosotros y las generaciones actuales. Un modelo de crecimiento basado en la fortuna, en el azar, en el juego, etc. no ayudaría a hacer entender a las nuevas generaciones que para evolucionar hay que esforzarse, que la formación y el trabajo es lo que enriquece a las personas, y no la fortuna.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Gavà, Política

Cooperar para ganar juntos. Compra en tu ciudad.

Estamos a punto de acabar el 2009, y a empezar el 2010 y es momento para la reflexión y el análisis, pero sobretodo de mirar el futuro que nos viene a corto plazo. Viene un 2010 difícil para todos, en los que parece complicado recuperar los puestos de trabajo perdidos y recuperar la economía.

Yo soy de los que cree que hace falta un cambio de mentalidad que todavía no hemos hecho, que hay que reforzar valores como el cooperativismo o el trabajo en red, que juntándonos es la única manera en la que podremos crecer, se trata de sumar para multiplicar. Venimos de un modelo muy individualista, donde se premiaba a aquel que era capaz de generar más para él, y no el que generaba para los demás.

Hoy ese modelo ha caducado, necesitamos cooperar para salir adelante y sólo así lo haremos. Probablemente las redes sociales en internet son un claro ejemplo de lo que se puede conseguir sumando personas, de la potencia que tienen los proyectos que se trabajan en grupo y donde pueden sumarse constantemente nuevas personas.

Estos días aprovecho las vacaciones para pasear por las calles de Gavà en horas en que habitualmente no lo puedo hacer debido a mi trabajo. Es un placer pasear por la “Illa del centre” i ver que el mercado municipal que se ha estado remodelando durante este año gracias a los fondos del Plan Zapatero será una realidad en pocas semanas, y tendremos un mercado dinamizador de la zona comercial del centro. Delante y en las immediaciones del mercado se están abriendo nuevos comercios, que sumados a los que hay y al propio mercado que adaptará sus horarios para adecuarlos a los de las personas trabajadoras, mejorarán la oferta comercial de Gavà equiparándola a la de cualquier centro comercial cerrado al uso, a mi opinión mejorándola, ya que la oferta de frescos que ofrecerá el mercado no la encontraríamos en un centro comercial.

Ahora nos toca a los que vivimos en la ciudad cooperar, apostar también por nuestro comercio de proximidad. La única manera que tendremos de mantener la oferta comercial en la ciudad es apostar por ella, usarla por distintios valores. Se me ocurre por ejemplo: Por el cuidado ambiental: hablamos muchas veces de sostenibilidad, de CO2, de no contaminar, etc, y no hay compra más sostenible que la que hacemos andando, en nuestra ciudad. O también por la confianza: que Francesc el xarcutero, Salva y Carmen, los del horno y pasteleria, Bruguers de la otra charcuteria, Lola de la Polleria, o Miriam la de las medias te conozcan y te llamen por el nombre, no tiene precio. Ellos a parte de conocer su producto y asesorarte mejor que nadie, te conocen a tí, y nunca te darán gato por liebre.

Cada uno puede encontrar sus valores por los que vale la pena comprar en Gavà… medioambiente, confianza, generar empleo en la ciudad, reducir los tiempos de comprar, etc… pero vale la pena hacerlo para mantener el dinamismo de nuestra ciudad.

Yo compro en Gavà, y tu?

Deja un comentario

Archivado bajo Cocreación, Gavà