Archivo de la categoría: Competitividad Regional

Stop dumping, please

 

 

El dumping, en la teoría económica, es vender productos a un precio muy bajo, incluso por debajo del precio de coste de fabricación (teoría de los precios predatorios). Se trata de una estrategia que permite a empresas adquirir, incrementar o mantener cuota de mercado a costa de hacer desaparecer o poner grandes barreras de entrada a la competencia. El gran efecto a largo plazo de las estrategias de dumping que funcionan, es la desaparición de la competencia.

Recientemente, hemos visto como la UE sancionaba con un arancel a las placas solares fabricadas en China, precisamente por vender por debajo del coste de fabricación. Pero, ¿es eso suficiente? Intento explicarme. A mi criterio, y creo que al de todo el mundo, no es posible competir en economía productiva con países que no tienen ni la misma legislación laboral que la UE, ni la misma legislación medioambiental. Cuando vemos casos como el de la fábrica textil de Bangladesh donde mueren cientos de trabajadores, nos ponemos las manos en la cabeza, pero ¿donde está nuestra responsabilidad? Europa y América están permitiendo que en otros países se produzcan situaciones no demasiado lejanas al esclavismo, y se contamine sin ningún compromiso de reducción de emisiones.

¿Como solucionamos esto? Pues con aranceles. Hemos optado por que las economías de estos países crezcan creyendo que así consumirán nuestros productos, pero la única forma que tenemos de garantizar que nosotros podemos seguir siendo productivos, es castigar a aquellos que no tienen una regulación medioambiental o laboral como la nuestra. Si no nuestro final es tener una legislación como la suya, si pretendemos competir.

¿Es el dumping una práctica que sólo afecta al comercio internacional?

La respuesta es no. Un ejemplo claro de dumping es el que esta realizando Mercadona con sus marcas blancas. Mercadona está eliminando progresivamente del consumo marcas consolidadas gracias a una estrategia de dar valor a sus marcas blancas y a precios bajos. Estas prácticas no afectan demasiado a las grandes multinacionales de la alimentación o de productos de gran consumo, por que tienen otros mercados donde todavía se valora su marca, pero si está destrozando marcas españolas sobre todo de alimentación e higiene, que tenían gran cuota de mercado nacional.

Otro ejemplo de dumping, y además muy curioso es el “dumping subvencionado”. Uno de los casos más conocidos es el de los billetes de avión. Por poner un ejemplo, los reyes del dumping subvencionado aereo son los directivos de RyanAir. Se produce un efecto un poco perverso. Normalmente RyanAir recibe subvenciones de las autoridades territoriales de aquellos lugares a los que vuela, para promocionar el turismo, o lo que es lo mismo en muchos casos, promocionar instalaciones aeroportuarias infrautilizadas. Esto permite que sus billetes sean casi regalados para el que vuela, o lo que es lo mismo, que parte de las vacaciones de ciudadanos lugareños y también de los que vienen, las paguemos entre todos.

Todavia resulta más curiosa esta práctica cuando se realiza al mismo tiempo que inversiones públicas en compañias aereas del lugar. Invierto en una compañia y subvenciono los billetes de la compañia con la que compite. Final esperado, Spanair, la empresa en la que invierto, quebrada por imposibilidad de generar margen comercial a sus billetes en competencia con RyanAir. Sin duda, una gran gestión de los diferentes gobiernos de la Generalitat de Catalunya, invierto en una empresa y subvenciono su competencia desleal, y sí, el apelativo desleal es aplicable a aquel que vende productos o servicios por debajo de su coste.

¿Que consecuencias tiene el dumping?

Pues creo que son fáciles de preveer, menor precio de los producto es sinónimo de menor margen para la empresa, que a la vez es sinónimo de reducción de costes de estructura, es decir, rebajas salariales y expedientes de regulación de empleo y incluso cierres de empresa. ¿Cuantas empresas han dejado de producir en España o de prestar sus servicios por la imposibilidad de poder hacer frente a una lucha de precios? Los ERE de Iberia, el cierre de ClickAir, los cierres de DERBI, las dificultades de empresas como PANRICO, la pérdida de marcas com AVIDESA, y los cierres de miles de pequeños comercios y fábricas que no pueden competir con las grandes marcas de téxtil, son ejemplos claros de el mal que trae el dumping allá donde se practica.

¿Cómo lo evitamos?

Si tubiera respuesta a esa pregunta, estaría sentado a la derecha de Montoro, de Mas-Cullel, o bueno, en mi caso, haciéndole discursos de izquierda a un tal Lucena para que de vez en cuando hiciera un guiño a los suyos. La verdad es que no la tengo, soy incapaz de ver donde está el problema para aplicar la lógica respuesta, que debe haberlos si no se aplica.

A mi se me ocurren sólo tres propuestas:

  • La primera establecer aranceles laborales y medioambientales por parte de la UE a las economias con legislación que permite abusos de un tipo o de otro para igualar las legislaciones de esos paises a las europeas. Competir en un mercado global, con obligaciones y derechos globales o almenos igualados.
  • La segunda, más simple a priori pero que viendo como ha funcionado estos años atrás España se antoja dificil, no favorecer prácticas desleales con el mercado y los productores de bienes o servicios locales subvencionando empresas extrangeras.
  • Y la útilma, y la que depende de cada uno de nosotros, haciendo compra de proximidad, betándonos compras de empresas que práctican ese tipo de políticas, y mirando de favorecer con nuestro gesto de compra a aquellos que tenemos más cerca y que crean riqueza y bienestar en nuestro entorno más immediato.
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

Aire o fum? Efectes high cost d’economies low cost

Fa 20 anys, aproximadament, es va expropiar terrenys a uns quants pagesos i ex pagesos de Viladecans a Ca n’Alemany. Es va fer sota l’interès general de construir sòl industrial, que posteriorment es va transformar per part de la Generalitat de Catalunya i de l’Ajuntament de Viladecans en sòl per un fer un Parc Aeronàutic, que al poc temps va passar a ser sòl per fer un Parc Aeroespacial i de la Mobilitat Sostenible.
En 20 anys, l’ús futurible del sòl expropiat als pagesos de Viladecans va canviar de destí, però sempre sota etiquetes cada cop més glamurosses. Finalment, en l’època del low cost, del 27% per cent d’atur, de la incapacitat de les administracions públiques de fomentar ocupació, tot aquell glamur del Parc Aeroespacial i de la Mobilitat Sostenible, ha acabat en un Outlet que construirà l’empresa Neinver, i cerquem el glamur en titulars de diari tipus “1.ooo treballadors” o “més gran que la Roca Village” o “es contractaran treballadors procedents dels ERO…”.

La veritat és que els governs les estan passant magres, sembla impossible buscar solucions al gran problema d’atur del país, i fins i tot, estan disposats a abraçar-se al diable per aconseguir posar esparadraps a l’esquerda social que patim. Se’m fa fins i tot difícil fer culpables al govern de la Generalitat o al de l’Ajuntament de Viladecans d’aquesta incapacitat, però se’ns dubte, hi havia altres opcions.

No es casual que hagi començat parlant dels pagesos expropiats fa 20 anys. Ho faig per dos motius ben diferents, però totalment complementaris. D’una banda, si fa 20 anys s’haguessin volgut expropiar els terrenys de Ca n’Alemany de Viladecans per fer un centre comercial, l’expropiació no hauria estat possible, o almenys, no s’hauria pogut justificar sobre la base de l’interès general. En aquell moment, no s’hagués entès aquesta aposta. No sóc cap expert jurídic en aquests temes, però cal tenir en conte aquest fet, i fins i tot la probable demanda de revaloració del justi preu que en el seu dia varen rebre els expropiats. De l’altre, crec que si el que es pretén es generar riquesa global a la ciutat, la inversió s’hauria de fer en el centre de la mateixa.

Outlet sí, però a l’eix comercial

Fa molts anys que a Catalunya estudiem els anomenats BID,Business Improvement District, que tant a la Gran Bretaña com a Alemanya i als Estats Units funcionen amb dos objectius diferents, el primer revitalitzar i regenerar zones urbanes antiquades, i el segon, atraure clients per els negocis que existeixen a la zona. Aquests models, de gestió públic-privada, han intentat impulsar-se des de la Generalitat tant amb el govern tripartit, com també des del de Convergència i Unió, i sempre ens hem quedat només amb l’impuls. Hi ha una realitat, i és que les grans patronals del Comerç urbà de proximitat, PIMEC i Confederació de Comerç, mai han tingut un discurs clar sobre aquest tema, encara avui no sabem quina opinió tenen. Les associacions de comerciants, han estat força subvencionades i el comerciant ha estat molt poc cooperatiu en la majoria dels casos per assumir fer un pas endavant amb aquest tema en època de bonança econòmica.

Per què parlo dels BIDs, d’eix comercial i de la regeneració d’espais de la ciutat?

Doncs per què cal tenir en compte que, en el cas que ens ocupa, es continua perpetuant el model de creixement econòmic que ja havia explotat, és a dir, el desenvolupament de noves àrees per l’especulació immobiliària. A Viladecans, si calia generar un nou espai comercial per dinamitzar la ciutat, la Generalitat i l’INCASOL tenen encara per desenvolupar al centre de la ciutat, al casc antic, el Pla General Metropolità de 1976, que permetria una regeneració de la ciutat en un casc antic que cau a trossos donada la impossibilitat de construir en alguns punts que dura més de 37 anys o fins i tot la impossibilitat de poder obrir negocis en espais cèntrics de la ciutat per què l’Ajuntament dona els permisos en precari, obligant a la renuncia als danys i perjudicis al que es podria exposar l’empresari si acaba en algun moment desenvolupant-se el PGM de 1976.

El desenvolupament d’habitatge protegit i espais comercials per un outlet o un centre comercial en ple cor comercial de la ciutat, ben a prop de la Biblioteca, l’Atrium i els actualment tancats Cinemes Lauren, podria ser realment el motor que el comerç i serveis de la ciutat necessiten. Podria ser motor de regeneració de la vida de la ciutat donat que generaria visites exteriors en ple cor comercial i de serveis, no a les afores, i l’Ajuntament i la Generalitat tindrien l’oportunitat de desenvolupar-ho. Si es pretén crear més centres comercials, fer-los al centre de la ciutat sí que és realment dinamitzador de l’activitat econòmica existent, i permet millorar al comerç de proximitat i la restauració local. Fer-ho en recintes oberts o tancats a les afores, és la mort pels negocis locals i fins i tot per la vida de la ciutat.

D’altra banda, tampoc és banal que estiguem acabant emprant un espai que podria servir per activitats primàries o secundàries, és a dir, agricultura o industria. Les activitats productives, són les que realment generen riquesa a l’econòmica. Si ens fixem en països i regions que ja han sortit de la crisi, en cap cas parlem d’economies on es prioritza el comerç i els serveis, si no l’activitat productiva. En un món globalitzat la independència econòmica dels territoris ve donada per la seva capacitat de produir, i per tant, potser actualment tindria més sentit tornar a generar espais de producció agrícola, respecte a col•locar ciment sobre més espai que no sigui productiu, i regenerar aquelles àrees de la ciutat que ho necessiten per col•locar nous projectes d’activitat no productiva.

Què és un outlet?

A la vegada també és important tenir en compte algunes circumstàncies. Una d’elles és la manca de regulació d’aquest concepte que anomenem outlet. Un oulet, segons la definició de wikipedia per què no hi ha definició legal enlloc, “és un espai comercial monomarca o multimarca on es venen productes amb defectes de fabricació o d’altres temporades”, és a dir, un outlet seria el lloc on es venen el que en la legislació comercial vigent en diem “saldos”. Curiosament, per poder vendre “saldos”, una de les condicions legals és que almenys faci sis mesos que estan en propietat del venedor, cosa que evidentment no es compleix en aquest cas. No hi ha cap regulació específica de botigues que només venguin saldos, donat que es considera, pel legislador, que la venta de saldos és una manera d’alleugerir els estocs pels comerciants, no pas un negoci rentable.

També voldria posar l’accent en un tret important d’aquest projecte, l’empresa Neinver. Ens han volgut fer creure que parlem d’un centre comercial tipus La Roca Village en quan a l’oferta comercial, però aquest fet a mi (i em consta que a d’altres) em genera dubtes. He visitat la web de Neinver i he parlat amb algun expert en aquests temes, i sembla que l’oferta habitual dels Style Outlet (el format triat per Viladecans) de Neinver no és de marques del que denominaríem “segment Luxe”, que és el segment amb més representació a La Roca Village, si no marques que cerquen un públic objectiu de poder adquisitiu mig-alt, i en format outlet més aviat mig. Això és important a l’hora de tenir clar quins seran els visitants del centre comercial.

Quin pot ser l’efecte sobre l’ocupació?

En quant a l’efecte sobre l’ocupació és evident que el càlcul de 1.000 llocs de treball no té en compte el saldo net de llocs de treball, és a dir, el càlcul que resulta de restar als llocs que suposadament es crearan aquells que destruirà la infraestructura comercial entre el petit comerç del delta de Llobregat, i més enllà, donat que aquests centres tenen un efecte metropolità. A més, caldria conèixer l’enfoc d’aquest nou centre comercial, és a dir: si l’enfoc, com sembla ser que es preveu, va molt dirigit en gran mesura al turisme rus, és difícil que creí llocs de treball entre les persones desocupades del Delta del Llobregat, donat que ni pràcticament parlen anglès, i encara menys rus, i el nivell d’anglès entre els turistes russos que rep Catalunya, tampoc és massa alt. Al marge d’aquests temes, es crearan ocupacions de baixa qualificació, amb condicions laborals, salarials i d’horaris de baixa qualitat.

Sobre la diferència amb Eurovegas

Fa pocs dies sentia la frase “més val que vinguin russos a comprar que ludòpates a jugar” per justificar el canvi de punt de vista ara favorable a aquest projecte d’outlet de gent que no era partidària a Eurovegas. Doncs bé, jo no li trobo la diferència, o si la trobo, simplement es tracta d’una diferencia de valors, però no des de l’àmbit de desenvolupament econòmic. S’hipoteca espai disponible per activitat industrial o recuperable agrícola, en activitat que no és productiva, si no de serveis, exactament igual que amb Eurovegas. A diferència d’Eurovegas, el casino per si sol, podia ser susceptible d’atraure turisme, no és el cas de l’outlet, que simplement serà un lloc més a visitar pels turistes, però cap turista vindrà a Barcelona a veure l’outlet com activitat principal. Per tant, pretendre criminalitzar el negoci del joc respecte a la compra a baix preu, és simplement una qüestió de valors morals, no pas de model de creixement econòmic.

En el meu cas, em posiciono en la mateixa contundència en contra d’Eurovegas, que ho faig ara de l’outlet. Cap dels dos és el model de creixement que jo desitjo per el meu entorn per què responen a l’eliminació d’espais productius per canviar-los per espais de serveis i comercials, en comptes d’optar per regenerar espais comercials de la ciutat morts.

Fomentar centres comercials d’un sol propietari és una política d’esquerres ?

Aquesta pregunta m’ha costat generar-me-la, i tenir una resposta mínimament objectiva. Al meu criteri, és un NO ROTUND. Si afavorim la implementació des de les administracions públiques de grans operadors que gestionen el negoci que gestionarien 250 pimes, estem acabant amb les rendes mitjanes. Es tracta d’un atac frontal a les famílies d’autònoms i petits empresaris amb nivell de rendes mig i mig/alt, per afavorir a una sola empresa inversora, que ocuparà amb salaris baixos i amb l’únic objectiu d’aconseguir el màxim benefici pels seus accionistes. En el cas hipotètic que arribéssim a tenir més treballadors contractats que els que perdrem pel camí, el seu salari mig serà molt més baix. Fins i tot en termes de Renta Bruta Mitjana de la població podríem analitzar una decisió d’aquesta índole i segurament ens adonaríem que estem impulsant una línia errònia des dels valors de la socialdemocràcia. D’alguna manera estem contribuint a fer més rics als rics, i més pobres als que no tenen tant.

Economia low cost

En definitiva, ens estem endinsant paulatinament en el model econòmic de l’especulació i el low cost. Els gestors públics especulen amb sòl que expropien a preu de low cost amb uns objectius, s’acaba produint l’explotació d’aquest sòl 20 anys després, a preus de low cost Neinver executa un projecte d’Outlet a 15 minuts de Barcelona donat que a l’Incasol li convé vendré ràpid, i els clients compraran low cost de marques.
Aquesta no és la comarca que voldríem deixar als nostres fills, i el problema és que per tant low cost acabarem pagant un high cost.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

La Reforma Laboral y la Responsabilidad Social de los Agentes Sociales (patronales y sindicatos)

Hace tiempo que quería escribir sobre ésto, si bien, para evitar malos entendidos, era preferible dejarlo cada vez que me lo planteaba. Hace mucho tiempo que creo que las asociaciones empresariales y patronales como CEOE, FEPYME o Foment del Treball y PIMEC, en Catalunya, y los sindicatos mayoritarios, andan pecando de una problemática muy extendida durante los años de bonanza en España en muchas de las Organizaciones No Gubernamentales.

La mayoría de estas entidades, las cuales partían de un modelo de cuotas de pertinencia y dedicación de tiempo de forma altruista por parte de sus asociados, han crecido exponencialmente en estructura durante los años de crecimiento económico en España. El problema es que en la mayoría de los casos esos crecimientos no eran para nada proporcionales a su crecimiento en afiliados, si no que incluso en algunos casos decreciendo en afiliados estas entidades seguían creciendo en base a transferencia de dinero público y subvenciones por proyectos que servían básicamente para cubrir gastos de personal estructural.

Durante muchos años, la lógica con que se ha gestionado estas entidades ha perdido en buena parte el objetivo institucional por el que se fundaron, hacer de lobby en defensa de los intereses de sus afiliados o asociados. Se han gestionado como si fueran empresas que debieran aumentar su facturación en servicios y su estructura, para de este modo demostrar una supuesta fortaleza hacia el exterior en su objetivo último, el de defender los intereses de sus socios.

El problema es que durante todo ese tiempo lejos de ser capaces en muchas ocasiones de ser socialmente responsables, y de cooperar con la administración buscando el interés común, se dedicaban a recibir dinero de las administraciones para crecer aumentado así su clientelismo. Esto les ha llevado a una gran dependencia de ese dinero y a tener que reestructurarse durante los últimos meses.. De poco sirven organizaciones que se limitan a defender intereses sin ser capaces de renunciar a nada por el interés de la región. Es increíble que ni de las patronales ni de los sindicatos salgan recetas para salir de la crisis, para aumentar el empleo, y para mejorar la competitividad real. Esperan sólo que el color político que mande en cada momento plantee medidas que sean lo más convenientes posible para sus intereses a corto plazo, pero en ningún caso se plantean como esas medidas afectaran a las generaciones futuras en el medio y largo plazo.

Vaya por delante que no estoy de acuerdo con la Reforma Laboral presentada por el Gobierno del Partido Popular, no creo que la flexibilidad del despido y la poca seguridad en el trabajo sean las fórmulas para que en este país se cree empleo. Pero aún no estando de acuerdo para nada con esa fórmula, tampoco soy capaz de entender la escasa o nula capacidad de los sindicatos para plantear alternativas a esa Reforma Laboral que vayan más allá de la protección de derechos y que incidan directamente en la creación de empleos. Creo que en estos momentos de crisis económica los sindicatos y la patronal tendrían que ser capaces de aportar algo más a la sociedad que posturas enquistadas en defensa de los intereses del lobby a que representan, y sin duda, tendrían que ser capaces de llegar a acuerdos que por el bien del país fueran más allá de un marco de regulación laboral más o menos flexible en el despido.

La exigencia conjunta de Patronal y Sindicatos al gobierno de medidas de estímulo real de la competitividad como la inversión en I+D, la dotación presupuestaria para iniciativas de desarrollo local, incentivar la contratación con fórmulas nuevas, subir los niveles impositivos de las grandes empresas y de la banca, por ejemplo, serían una manera de concretar medidas que cualquier gobierno se vería obligado a desarrollar. Lo que está pasando, la falta de propuesta real, la falta de acuerdos, el apego al modelo clientelista ya conocido, lleva a que cualquier gobierno pueda acabar decidiendo las medidas sólo, y llevándolas al terreno que le interesa, aunque luego no sirvan absolutamente de nada.

En definitiva, la búsqueda de un consenso entre Patronal y Sindicatos hubiera sido la mejor forma, pero no tanto un consenso de una nueva reforma laboral, si no un consenso en medidas a desarrollar por nuestros gestores públicos para ayudar a la competitividad de nuestra economía.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

Que no nos digan: “Lo perdió todo en el casino”

Estos días suena con fuerza la posibilidad de que un Gran Casino tipo Las Vegas, ya sea de inversores americanos o chinos, pueda ubicarse en Cataluña. Hoy la prensa local refleja que Gavà, la ciudad donde vivo, podría ser uno de los puntos donde ubicar ese Casino. Esto me hace replantearme ciertos aspectos, que creo que nuestros dirigentes políticos deberían tener en cuenta antes de facilitar o no dicha instalación.

Como ante todo en la vida, hay dos opciones. Intento obviarlo todo y quedarme con el titular en frío. Nueva actividad económica sobre nuestro territorio, generadora de millones de euros de inversión y de miles de puesto de trabajo no cualificados, que justamente son los que nos hacen falta para crear empleo entre aquellos que a día de hoy se encuentran en situación de desempleo.

Visto así, ¿quién es el valiente que se opone a eso? Parece imposible decir que no al caramelo que nos ponen en la boca, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos. Pero mi respuesta es NO. Y sí, es un NO tajante y con mayúsculas. Intento justificarme desgranando los motivos que me llevan al NO.

Ubicación

Se habla de que si en Gavà se ubicaría donde ahora existen los campos de pequeños propietarios dedicados a producción agrícola. Bien, sin entrar a valorar el impacto ambiental, del que soy desconocedor, creo que hemos de tener en cuenta los siguientes aspectos. La actividad primaria es y será, en base a la escasez de alimentos debida a la superpoblación mundial, clave para aquellas sociedades que quieran evolucionar. Cuanto más difícil sea nuestro propio abastecimiento de comestibles, más dependientes nos hará de terceros territorios, y por ese motivo para mí es esencial proteger el Parque Agrario del Baix Llobregat de cualquier instalación que no sea productiva.

¿Cuantos cientos de años costaría recuperar la producción agrícola de esos campos si algún día el Casino cierra? Donde pones un ladrillo, nunca volverá a crecer una alcachofa o un espárrago. Hemos de modernizar nuestra actividad agrícola hacerla más eficiente, dotarla de mecanismos para que no sólo sobreviva, si no para que crezca y sea competitiva. El ejemplo de Holanda, o incluso de Almeria, hemos de tenerlo presente. Hay que innovar también en ese ámbito y conseguir explotaciones rentables.

Que significa ser terciarios

Continuando con el mismo discurso, creo que hay que invertir más en producir y menos en servicios. La economía nace del intercambio de productos. Si un territorio sólo produce servicios, no es un territorio con capacidad de desarrollarse. Los servicios, tanto privados como públicos, se sustentan gracias a la producción de sectores primario y secundario. Las economías basadas en servicios son absolutamente dependientes de aquellas que producen. La prueba la tenemos en la evolución de Asia. Asia produce gran parte de lo que se consume en Europa y USA, y por eso países como China o la India, están creciendo muy por encima de las economías occidentales, que incluso decrecen. Son algo así como la fábrica del mundo.

Si tradicionalmente Catalunya ha sido considerada uno de los motores de España, es porque su actividad productiva, concentrada básicamente en el área metropolitana de Barcelona, era la más potente del Estado. Debemos seguir apostando por la industria y la agricultura, como las dos fuentes de riqueza. La otra opción pasa por ser el servicio de las economías emergentes, es decir, el lugar donde los Chinos, los Indios y otros, se divierten. Es pasar a un tercer o cuarto plano mundial y a una dependencia absoluta.

Las leyes

Modificar las leyes laborales y/o de salud para poder recibir una inversión de ese tipo no creo que sea beneficioso para nuestra sociedad. Si se trata de convertirnos en los “criados de los nuevos ricos”, con sueldos precarios, condiciones laborales precarias, que afecten a nuestra salud, etc, ¿de que sirven tantos años de avances y de lucha de derechos?

Uno de los errores que a mi parecer han cometido los gobernantes de Europa y USA, es no proteger la competitividad de su economía con aranceles ligados al cumplimiento de los Derechos Humanos en determinados países, o incluso de normas medioambientales, o de derecho laboral mundial. Hemos dejado que en base a la explotación de personas y de recursos naturales y medio ambientales, otros países entraran en competencia clara con los nuestros que tienen normas que limitan fuertemente esos excesos. No es una cuestión de sólo de costes salariales en la producción la competencia asiática, si no más bien de todo el resto de costes añadidos civiles, medioambientales, etc.

Lo que no podemos hacer ahora, después de tanta lucha por los derechos de los trabajadores y de la salud de las personas, es destrozar todo por que otros buscan un lugar donde divertirse lejos de casa pero con sus normas.

Los valores

Sí, no todo vale. No podemos enseñar a nuestros jóvenes un modelo de desarrollo basado en la fortuna. Valores como el esfuerzo, la tenacidad, el trabajo, son necesarios para nosotros y las generaciones actuales. Un modelo de crecimiento basado en la fortuna, en el azar, en el juego, etc. no ayudaría a hacer entender a las nuevas generaciones que para evolucionar hay que esforzarse, que la formación y el trabajo es lo que enriquece a las personas, y no la fortuna.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Gavà, Política

Quina és la situació dels polígons industrials de Catalunya?

Contesta: Jordi Tort, Director de Desenvolupament Econòmic Territorial de PIMEC

La situació de molts polígons de Catalunya en molts casos és certament precària, tant per la seva urbanització, com per la manca o el baix nivell de serveis essencials com la neteja, enllumenat, telecomunicacions, etc., que generen greus problemes a l’activitat empresarial. A més, els polígons també tenen greus problemes de mobilitat, que dificulten l’accés al lloc de treball i n’incrementen el temps, així com augmenten el nivell d’accidents in itinere dels treballadors i la pèrdua de competitivitat.

A més, les empreses es troben que els recursos econòmics són escassos en la majoria dels municipis, situació que s’ha agreujat a causa de la crisi econòmica. La majoria d’ajuntaments han hagut de fer un esforç per oferir més cobertures socials i han abandonat els projectes de millora previstos en l’àmbit dels polígons industrials, tot i que, d’altra banda, en alguns casos s’han apujat els impostos que paguen les empreses que hi estan situades però sense que això repercuteixi en cap actuació que les afavoreixi.

L’empresariat i les entitats patronals han impulsat la creació d’associacions d’empresaris i propietaris en els polígons industrials. Així, aquests polígons han aconseguit millorar la gestió dels serveis d’àmbit públic i a més, situar-se davant l’administració local com un interlocutor vàlid per negociar projectes de millora. Amb una bona gestió dels polígons, del seu estat de conservació, la seva accessibilitat per als treballadors i per a les mercaderies, la possibilitat d’impulsar mesures de formació, responsabilitat social, conciliació per als treballadors de forma conjunta, etc., ajudaran a fer que les nostres empreses siguin competitives a escala global i, per tant, atraure la inversió d’altres països.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional

Receta: Cooperar en local para competir en global. El futuro de los polígonos industriales.

Entrevista  que se me realiza el 21 de diciembre de 2009 y publicada por la revista Interempresas en la que hablo sobre el futuro de los polígonos industriales.
A finales de los años 90, la patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña —Pimec— creó un departamento pensado para mejorar los espacios que ocupan las empresas dentro de los polígonos y parques empresariales catalanes. Jordi Tort, director del departamento en cuestión, nos hace un balance de estos años y plantea cuál es el futuro de estas infraestructuras.
Mónica Daluz

Háblenos de la implicación y la labor de Pimec con el sector de los polígonos industriales

La patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña, Pimec, hace años que trabaja y reivindica la mejora de los espacios que ocupan las empresas y, en concreto, las pequeñas y medianas empresas ubicadas en los polígonos industriales y parques empresariales de Cataluña. Por este motivo, a finales de los años 90 creó su departamento de polígonos industriales, siendo la primera entidad empresarial de en identificar la problemática específica de los polígonos y en dedicar recursos a la defensa de los intereses de las empresas ubicadas en los polígonos. Fue el inicio de un camino que, posteriormente, han seguido otras instituciones. Ya en aquellos momentos, el departamento de polígonos tenía como objetivo dotar a los polígonos industriales de Cataluña de servicios e infraestructuras para mejorar su atractivo hacia a las empresas instaladas y las que desearan ubicarse en el futuro, buscando fórmulas de colaboración entre el sector privado y el sector público. Otro objetivo principal era hacer tomar conciencia de la situación de los polígonos industriales de Cataluña para que se perciban como agentes de desarrollo del territorio, tanto por los ciudadanos, como por la administración: y esto se consigue a partir del asociacionismo empresarial y de las políticas de promoción de los espacios industriales.
foto
Para Jordi Tort, en el siglo XXI el conocimiento será el petróleo del siglo XX, con lo que “para conseguir que una región sea competitiva debe ser generadora de conocimiento”.

¿Cuál ha sido la evolución de los polígonos en estos años? ¿Se han cumplido las expectativas?

En este tiempo hemos trabajado desde el ámbito local, codo con codo con empresas y ayuntamientos, trabajando por la mejora de los polígonos en sus municipios, cumpliendo con nuestra misión como organización empresarial más representativa de Cataluña de contribuir activamente al crecimiento y la competitividad de las pymes ubicadas en los polígonos industriales. Aún así, todavía hoy la realidad de las empresas que se encuentran ubicadas en los polígonos de actividad económica es desigual. En Cataluña disponemos tanto de parques empresariales que son referencia en Europa, como de polígonos desestructurados, que carecen de servicios de conservación, de recogida de residuos, e incluso con dificultades para recibir suministros básicos de agua, de electricidad, o de telecomunicaciones. Incluso, en algunos casos, encontramos polígonos con graves problemas urbanísticos y de infraestructuras. En definitiva: polígonos degradados.

¿Qué actuaciones se han llevado a cabo desde Pimec?

Desde hace tiempo Pimec reclama urgentemente la intervención en estos polígonos de la Generalitat de Catalunya, a través de una ‘Ley de Polígonos’, similar a la ‘Ley de Barrios’ que se ha impulsado desde el departamento de Política Territorial y Obras Públicas, para que los municipios que tienen polígonos con graves carencias en su estado de conservación y sus infraestructuras puedan acogerse y iniciar procesos de reurbanización. Reconocemos las dificultades que tienen los municipios —que se ven agravadas todavía más en el actual contexto de crisis económica— para acometer procesos de mejora de sus polígonos. Por este motivo, pedimos la intervención de la Generalitat de Catalunya, financiando aquellos proyectos que pueden ayudar a dinamizar la actividad económica, y a la vez, ayudar a buscar nuevos modelos de gestión de nuestros polígonos de actividad económica por mejorarlos.

¿Cuál cree que es la solución?

Creemos que la clave está en los nuevos modelos de gestión, y por eso el pasado 21 y 22 de octubre Pimec organizó el primer Congreso de Parques Empresariales de Cataluña para ayudar a plantearnos entre todos nuevos retos de futuro que sirvan por fortalecer la actividad económica y el desarrollo de Cataluña, y para realizar nuevas propuestas que ayuden a mejorar el entorno a nuestras empresas a través de nuevos modelos de gestión de las áreas de actividad económica, en cooperación público-privada.

¿Puede poner algún ejemplo de parques industriales proyectados expresamente para acoger a sectores de actividad productiva concretos?

En España hay diferentes parques tecnológicos que serían lo más parecido a un parque sectorial. Sólo en Cataluña tenemos el Parque Agroalimentario de Lleida, el parque tecnológico del Vallès o el Parque del Audiovisual de Cataluña en Terrassa. En ellos se instalan principalmente empresas del ámbito de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Creo que cabe destacar por innovadora la experiencia de Delta BCN, Parque Aeroespacial y de la Movilidad de Cataluña, que pretende ser un referente europeo y mundial para las empresas del sector aeroespacial y de la movilidad, que se está ejecutando en la zona Delta del Baix Llobregat, y que conjuntamente con InnoBaix, la nueva agencia de innovación constituida recientemente en el Baix Llobregat, puede ser un gran impulso para una comarca que necesita una transformación de su tejido empresarial hacia la innovación y el conocimiento, en un modelo de cooperación entre la administración pública y la empresa privada, que deriva de InnoBaix, asociación de la que forman parte tanto los ayuntamientos del Baix Llobregat como las empresas líderes en innovación.
foto
Delta BCN —el Parque Aeroespacial y de la Movilidad de Cataluña— es una iniciativa innovadora que pretende ser un referente europeo y mundial para las empresas del sector aeroespacial y de la movilidad que se está ejecutando en la zona Delta del Baix Llobregat.

¿Cuáles son las tendencias actuales de los nuevos polígonos?, ¿en qué está cambiando el concepto de polígono industrial?

De momento la principal tendencia es no llamarle polígono industrial. Se está cambiando la nomenclatura hacia ‘Parque Empresarial’, ‘Zona de Actividades Económicas’, etc. Parece que la idea tradicional de polígono, ligada a la contaminación, olores, ruidos, etc., pretende modificarse con un cambio de nomenclatura. Actualmente, la gran mayoría de las empresas ubicadas en polígonos son limpias o poco contaminantes, e incluso empiezan a existir muchos polígonos donde se mezclan actividades industriales, tecnológicas y comerciales. Es cierto que los polígonos cuentan con mejor planificación que hace unos años, pero no es menos cierto que en muchos casos siguen sin definirse figuras de conservación en su planeamiento, lo que les augura un futuro de mantenimiento similar al que tienen actualmente los polígonos que se ejecutaron hace unos años. Es por ese motivo que desde Pimec insistimos tanto en la necesidad de encontrar fórmulas de gestión que mantengan el polígono en el estado óptimo, y que lo nutran de los servicios que necesitan las empresas.

Le ruego una valoración del momento que vive hoy la industria en nuestro país y qué papel juegan los polígonos y parques industriales y empresariales, es decir, si entre las medidas que los distintos sectores están adoptando para afrontar las dificultades se encuentra el agruparse físicamente en un mismo espacio.

Evidentemente, el contexto económico actual nos lleva a replantearnos cómo mejorar internamente los procesos productivos de nuestras empresas, pero a la vez, también, cómo mejorar en otros aspectos. Hay una evidencia en los momentos de crisis, y es que los países que tienen un porcentaje de PIB más alto que procede directa o indirectamente de la industria son los países que salen antes de la crisis, por delante de las economías de servicios. Además, viendo como funciona la inversión foránea, más después de las experiencias de deslocalización que estamos viviendo, creo que España debe plantearse que su desarrollo económico no va a venir de fuera, sino que implica potenciar a las empresas y las organizaciones que ya están hoy en su territorio, ayudarlas a cooperar, crear climas para compartir conocimiento, etc. Seguramente, invirtiendo en desarrollar las capacidades de los trabajadores, mejorando los sistemas educativos, mejorar la capacidad de gestión de la administración pública, y redescubriendo nuevas actividades y recursos a las que quizá no les hemos dado valor hasta la fecha. Creemos que los distintos sectores han de colaborar entre ellos, no creemos que sea una cuestión de ubicarse todos en el mismo parque, si no más bien se trata de cooperar para competir a nival global, de darnos cuenta que aquel que está cerca de nosotros haciendo cosas similares a las nuestras puede ser un buen socio si colaboramos para competir con nuestra competencia de otros países.

Y para finalizar, ¿podría hacer una prospectiva del sector, en fin, describir cómo imagina que serán los parques industriales y tecnológicos de final de siglo?

Puestos a imaginar, partiría de que en el siglo XXI el conocimiento será el petróleo del siglo XX. Con este planteamiento, para conseguir que una región sea competitiva, debe ser generadora de conocimiento y disponer del máximo de este, debido a que será el recurso principal del que podremos disponer en el futuro para desarrollarla. Creo que a veces, desde la administración, se cae en el error de que sólo se necesita conocimiento científico o técnico, promoviendo políticas que sólo apoyan a ese tipo de actividades, pero sin duda, el conocimiento práctico, que es el que se da en las pymes industriales que se sitúan en polígonos, es el conocimiento basado en la experiencia y debe ser también una gran aportación al desarrollo de un territorio, ya que la transmisión de la praxis garantiza la continuidad de ese conocimiento. Por eso se deben promover redes de cooperación empresarial y personal a todos los niveles (local, regional, estatal), para garantizar que seremos competitivos en el futuro, y que la información y el conocimiento fluyen. En este sentido, desde Pimec hemos iniciado recientemente un proyecto de Cooperación entre Parques Industriales y Tecnológicos (Copit), a través de la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales, proyecto que pretende conseguir canales de comunicación entre las empresas de los diferentes parques de cara a conseguir establecer redes de cooperación entre ellas, y en el que contamos con asociados como el 22@ Barcelona, el parque tecnológico del Vallès, Fundación Innovación La Salle o el Tecnocampus de Mataró. A mi modo de ver, a finales del siglo XXI, nuestros parques empresariales y nuestras ciudades ocuparan el mismo espacio, debido a que la gran mayoría de la industria será no contaminante. Veremos actividad de generación de conocimiento compartiendo espacio con viviendas, con actividades lúdicas, comercios, e industrias, etc. Dejaremos de ver los polígonos como espacios aislados de la ciudad, y se integrarán en la ciudad las zonas de actividad económica. En este sentido, creo que el Distrito 22@ en Barcelona es un ejemplo claro de lo que viene en el futuro.
foto
El Tecnocampus de Mataró, en obras, forma parte de la Coordinadora Española de Polígonos Empresariales —cuyo objetivo es establecer redes de comunicación y cooperación entre empresas de diferentes parques—, junto con el 22@ Barcelona, el parque tecnológico del Vallés o la Fundación Innovación La Salle. Foto: David Castanyeda.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política

¿Economía Social o Economía de subsidio?

Publicado en Socialdemocracia.org el mes de Junio de 2008. Jordi Tort Reina

La UE promueve muchas políticas que parecen ir destinadas a redistribución de rentas, y desarrollo local.¿Son realmente medidas correctoras que garantizan igualdad a largo plazo, o simplemente son medidas temporales que ayudan a integrar al sistema a aquellos que se encuentran fuera?

Actualmente, el mundo se mueve bajo los parámetros de la economía de mercado, a veces incluso hay quien define la economía según la definición que le da el sistema capitalista, se cree que la búsqueda del bien individual, acabará por traernos el bien colectivo, y esa utopía dista mucho de ser real.

La economía, en realidad, no es más que un sistema institucional que existe en cada sociedad para definir, identificar, normalizar, distribuir y organizar los recursos, con el fin de satisfacer las necesidades legítimas de las personas intergeneracionalmente. La economía, es un generador de pautas de comportamiento y valores para las sociedades, y el neoliberalismo no es una excepción en este caso, promoviendo valores como la acumulación de bienes, el individualismo o la competencia continua.

¿Donde esta el problema? Empieza cuando instituciones como el FMI, Fondo Monetario Internacional se acogen al modelo neoliberal dejando de lados modelos que apuestan claramente por la redistribución de rentas, modelos sociales y solidarios. En realidad, el poder esta concentrado allí donde está el capital, y todas las decisiones políticas afectan al desarrollo de las diferentes economías mundiales, y pasan de ser decisiones políticas a ser decisiones económicas tomadas por los que dominan el sistema.

El único modo desde el que se puede luchar contra ese sistema pasa por revertir de algún modo la redistribución del ingreso, pero no con medidas encaminadas a ofrecer subsidios a los que tienen menos. No podemos sólo cubrir las necesidades vitales de estos a cambio de que sigan estando marginados, o a cambios de integrarlos a un sistema económico que sigue promoviendo las desigualdades. ¿De que sirven, por ejemplo, los subsidios agrarios, si las tierras siguen siendo de los mismos, y con esto sólo conseguimos solucionar el problema mientras dura ese subsidio? Los subsidios, lo único que buscan es aumentar la capacidad de demanda de los subsidiados, de este modo, a aumento de la capacidad de demanda, aumento de precios, por tanto lo único que conseguimos es equilibrar la situación en el mismo sitio, pero con un nivel de precio más alto, cosa que repercute directamente en un aumento de los beneficios de los que poseen el capital. ¿Podemos llamarle a eso redistribución de rentas? Además, la economía de subsidio aumenta el pillaje y la economía sumergida, ya que se busca el acceso a este tipo de subsidio para mejorar los niveles de renta, en lugares donde estos subsidios son de acceso habitual. Optar por una redistribución de propiedades entre aquellos que las trabajan puede ser una opción muchísimo más justa, sobretodo en la agricultura.

¿Existen otros sistemas que puedan garantizar la redistribución de rentas?

Si, en primer lugar debiéramos generar una economía productiva social, a modo de cómo esta ocurriendo en América Latina, donde se están sustituyendo las empresas de capital por empresas cooperativas, mutuales o sociedades laborales. Se ha demostrado que empresas que no iban a superar las crisis de Argentina, Brasil, y otros países han revertido la situación en el momento que han pasado a ser propiedad de los trabajadores. ¿Cual era el problema? El capital busca como objetivo maximizar el beneficio, por el contrario los trabajadores tienen como objetivo cubrir necesidades básicas, esto hace que las empresas que no sean rendibles para un sistema, si que lo sean para el otro. En cuanto el rendimiento del capital es mayor en otro lugar o sector, los neoliberales no le ven el sentido a continuar teniéndolo invertido en el mismo lugar. En América, tanto Lula como Kirchner han creado Ministerios de Economía Social y Desarrollo Local que promueven esta nueva economía en ambos países. Eso es exportable al sistema europeo, siempre que los poderes quieran.

Por otro lado se tiene que invertir la tendencia a la privatización de servicios públicos como educación, salud, transporte, etc. Seria importante que no existiera lucro con el acceso de las personas a derechos básicos y universales.

También se debe trabajar en la educación de forma transversal valores como la solidaridad, cooperación, compromiso, etc.., para que las nuevas generaciones tengan una visión más amplia de la economía que las actuales, educadas bajo la tutela del pensamiento único.

Se debe pensar en poner un límite a la acumulación de capital, no puede ser que el capital crezca de forma geométrica en manos de las mismas personas y países, a la vez que disminuyen los recursos de otras personas y regiones.

A nivel local, deberíamos pensar en un sistema impositivo que no fuera lineal, y mucho menos basado sólo en el nivel de rentas. Hay que tener en cuenta de algún modo el coste de la vida en cada lugar a la hora de calcular el nivel impositivo. Quizás se debieran gravar más los consumos de determinados productos a los que sólo tienen acceso algunos, y rebajar los niveles de gravamen de productos de primera necesidad, incluso no gravarlos, para ayudar al acceso a los mismo. De este modo, conseguiremos realmente que los que más disponen, aporten más a las arcas del Estado, y el estado debe invertir ese dinero en garantizar servicios básicos.

Deja un comentario

Archivado bajo Competitividad Regional, Política